Diapositiva1.GIF (7843 bytes)

  Huellas de perro.jpg (12614 bytes)    ¿Cuándo criar?     Huellas de perro.jpg (12614 bytes)

    Existen en este apartado varios factores a considerar. Por un lado la perra debe haber alcanzado su madurez sexual y encontrarse en período fértil, pero además debemos observar otra serie de condicionantes que nos indicarán si realmente es o no buen momento para la cría.

   Fases del estro: La palabra estro es originaria del latín y significa "período de celo o ardor sexual en los mamíferos". En este caso concreto, el ciclo de estro se repite según una secuencia idéntica de períodos de: anestro, proestro, estro y diestro.

  1. Anestro: es un período de descanso durante el cual los órganos sexuales permanecen prácticamente inactivos. Este período suele durar una media de seis meses, aunque varía en función de varios factores como por ejemplo la raza.
  2. Proestro: es el período que sigue al anterior, en él se inicia lo que llamamos comúnmente "celo" cuando la vulva se inflama y comienza una descarga sanguinolenta. En este momento, y pese a que no puede ser fecundada todavía, la hembra resulta ya muy atractiva para los machos. Como término medio esta etapa dura unos nueve días. Hay que señalar que, pese a que en esta etapa todas las hembras experimentas los mismos cambios hormonales, no todas los manifiestan del mismo modo, pues varían en intensidad y duración. En algunos casos incluso se dan los llamados "celos blancos" o "celos silenciosos" en los que no se produce hemorragia e incluso la vulva no aumenta demasiado de tamaño y que pueden incluso pasar desapercibidos para el propietario aunque no para los machos.
  3. Estro: es el período en el que la hembra acepta ser cubierta por el macho y dura aproximadamente y como media unos ocho o nueve días. Cuando se da, la descarga vaginal es de color pajizo y la vulva permanece túrgida, cálida al tacto y muy voluminosa. En esta fase podemos observas cómo, a la menor presión en los alrededores de la vulva o acariciando el dorso de la perra a contrapelo, ésta aparta la cola ostensiblemente hacia un lado u otro, ejerciendo un movimiento retráctil de la vulva hacia arriba.
  4. Diestro: conocido también como "metaestro". Corresponde al tiempo de una gestación completa (unos 63 días). Los niveles hormonales de la hembra en esta fase son los mismos  tanto si ha sido fecundada como si no lo ha sido, lo cual explica el hecho de que sea tan difícil diagnosticar la gestación mediante estudios hormonales. Lo normal es que durante el 2º ó 3º día de diestro la perra rechace al macho haya o no quedado preñada.

   Cuándo hacerla criar: Una vez decidido que queremos criar con nuestra perra, hemos de tener en cuenta una serie de factores decisivos para propiciar el éxito de esta empresa:

  1. Edad adecuada para la primera gestación: Según los expertos dependerá de la propia madurez física y mental de la hembra, lo cual viene determinado por la talla de la raza. En perros de raza gigante, como el San Bernardo las hembras suelen tardar más en completar su crecimiento. En cualquier caso, la práctica más común  es permitir que el primer celo tenga lugar sin proceder al apareamiento y en razas como la nuestra incluso el segundo esperando por tanto hasta los dos años o dos años y medio para que puedan completar su desarrollo físico pues en caso contrario, el someterlas a sacar adelante la camada con anterioridad puede acarrear consecuencias no deseables a nivel músculo-esquelético (dorsos ensillados).
  2. Descanso entre parto y parto: Los estudios más recientes demuestran que tanto si la hembra ha sido fecundada como si no el útero sufre las mismas modificaciones, aumenta de tamaño y tarda 150 días en recuperarse. Si a esto le sumamos el período de lactancia de los cachorros (4 a 6 semanas) que produce un importante desgaste, sacamos en conclusión que va a necesitar tiempo para volver a estar en forma antes de la siguiente camada. Sólo personas irresponsables obviarían  este hecho.
  3. Edad límite para el primer embarazo: Es mucho más fácil un parto sin complicaciones cuando la hembra es joven (2 - 4 años para el San Bernardo). Así pues no se debe retrasar el plazo para la primera gestación más allá de este período en que se la considera joven.
  4. La última gestación: Existe igualmente una edad recomendada para el último parto. No se debe hacer criar a una perra más allá de los 6 años.

Huellas de perro.jpg (12614 bytes)

separador_SB.gif (3307 bytes)

cassiope.htm_txt_AN00853_.gif (3717 bytes)